Skip to content Skip to footer

Aleph

Estamos como somos
La Iglesia se equivocó. Crear siete pecados capitales fue insuficiente. ¿La excusa? Al ser capitales, otros dimanarían de ellos. La insuficiencia está en su generalidad. Toda norma general suplica su desobediencia. Las particulares repelen su olvido. Conclusión: si la Iglesia se animaba a clasificar los pecados en categorías exclusivas, hubiera sido más fácil mantenernos puros.…
Lo que sigue
Fortuna y política. Política y fortuna. Este binomio, resaltado por Maquiavelo, ha sido constante en la historia. La fortuna favorece a los audaces y hay que ser audaz para hacer política. Esto, que podría tomarse como un juego de palabras, no es más que la constatación de una realidad perpetua. Aunque la política está hecha…